Share
rotate background

LUZ ARTIFICIAL: lo inmaterial que se convierte en obra de arte

Ph. Maria Doce

 

Muchos artistas han hecho de la luz artificial su medio de trabajo predilecto. Entre ellos destacan Fontana, Flavin y Turrell, arquitectos y artistas, que crean nuevos espacios a través del uso de neón y LED. Entornos donde el hombre es el protagonista, libre de elegir su viaje íntimo y personal.

 

Lucio Fontana desde 1948 se dedicó al estudio de la luz artificial como la superación de la materia. Según el artista, la luz de neón o la luz negra de las lámparas de Wood amplifican la percepción íntima de lo que nos rodea.

La luz negra, casi imperceptible para el ojo humano, modifica el entorno y hace que su percepción y la del movimiento sea irreal. El espacio ya no es solo el contenedor de la obra, sino que se convierte en la obra misma. El visitante se ve envuelto en un éxtasis perceptivo en el que las reacciones emocionales se amplifican, hecho que lo obliga a buscar el equilibrio entre su interioridad intangible y su cuerpo físico y real.

1.L. Fontana – Struttura al neon  IX Triennale di Milano, 1951  2.L. Fontana – Ambiente spaziale con luce nera, 1948-49

 

Desde principios de los años 60, el artista Neoyorquino Dan Flavin ha estado investigando la impersonalidad de la luz fría de neón en relación con entornos arquitectónicos bien definidos, que se modifican y desmaterializan gracias a la luz artificial y son percibidos por el visitante de manera envolvente, profunda y personal.

La obra Untitled, elemento central de la restauración de la Iglesia Roja de Milán, invade a todo el proyecto exaltando sus volúmenes puros. Las luces azules, rosas, doradas y ultravioletas acompañan al visitante desde la entrada hasta al ábside con una progresión cromática de azul a oro, de la noche al día.

3.D. Flavin – Untitled – Milán, 1996   4.D.Flavin – Corners, 1963

 

Totalmente enfocada en el hombre son las obras de James Turrell y su light art es pura experiencia espiritual.

La mayoría de sus proyectos se conciben como lugares de meditación e introspección donde lo único que se percibe es la luz, estrictamente artificial, que transforma el espacio arquitectónico en una fuente luminosa infinita. Para el observador, que se encuentra en un espacio sin objetos, puntos de referencia o percepciones físicas, todo lo que queda es voltear su mirada dentro de sí mismo en una reflexión silenciosa sobre su ser.

5.J.Turrell – Breathing Light – 2013  

6.J.Turrell – Aten Reign – 2013  

 

Puro, limpio y minimalista es el lucernario de Casa Bellavista creada a medida del cliente por Wortmann Architects. Es un espacio de doble altura, iluminado naturalmente por una luz proveniente del norte hecha indirecta y difusa a través de una composición arquitectónica meticulosa. Pero la magia comienza cuando la luz LED invade el espacio, transformándolo en un espacio poético, dedicado a actividades intelectuales. Un espacio meditativo en el que el usuario se encuentra inmerso en una luz azul, rosa, amarilla y dorada, todas inspiradas en los amaneceres y atardeceres de la Costa Brava.

7.Wortmann Architects – Casa Bellavista Skylight – 2017 – WA en colaboración con la arquitecta de illuminación Michela Mezzavilla de reMM Studio

C.P.

 

Share this articleShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Last modified: 09/12/2019 09:48:21

2 Comments

Add Comment

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *